La extinción de la renta antigua en locales comerciales

El próximo 31 de diciembre se producirá uno de los acontecimientos más importantes en el panorama de los contratos de arrendamiento en nuestro país, en especial, en aquellos que afectan a comercios minoristas de gran antigüedad y localización céntrica de nuestras ciudades. Será entonces cuando concluya el efecto del popularmente conocido como “alquiler de renta antigua” de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), creado en 1985 con el denominado “Decreto Boyer”. Dicha Ley permitía la prórroga forzosa de los contratos de alquiler, una cláusula que se pierde a cierre de este año, ya que el ministro Miguel Boyer aprobó que su vigencia máxima fuera de 20 años.

¿Qué consecuencias va a tener para los arrendadores y arrendatarios afectados? En BasqueLaw Abogados hemos querido hacer un pequeño estudio para aportar algo de luz a aquellos comerciantes que, o bien desconocen por completo esta situación, o se encuentran desprotegidos ante la falta de información existente.

¿Qué es la renta antigua?

Los alquileres de renta antigua son contratos indefinidos que nacieron con la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964, que fijaba pagos bajos para proteger al inquilino o pequeño comerciante. En todo ese tiempo, esta figura ha permitido a muchos comerciantes disfrutar de unos precios muy ventajosos, que además, han sufrido incrementos muy moderados vinculados al IPC.

En 1985, el conocido como “Decreto Boyer” daba un primer paso en sentido inverso al eliminar para los nuevos contratos la prórroga obligatoria vigente hasta entonces, recorrido que se completó 9 años después, en 1994, poniendo una fecha de caducidad a la renta antigua.

Ese año se redactó la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos, que actualmente está en vigor, y se llevó a cabo también una actualización de rentas con el fin de ir aproximándolas poco a poco a la realidad del mercado. De esta forma, las diferencias entre contratos de renta antigua y los actuales no son tan escandalosas.

Lo más relevante de dicha Ley fue establecer una moratoria de 20 años para los “contratos baratos” de alquiler pactados antes de la entrada en vigor del “Decreto Boyer”; es decir, aquellos anteriores al 9 de mayo de 1985, que perderán su vigencia desde el próximo 31 de diciembre.

¿Qué consecuencias tiene su supresión?

La Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos estableció un régimen transitorio para los contratos de arrendamientos de locales firmados antes de mayo de 1985 o que estuvieran en situación de prórroga legal, siempre que se tratara de inmuebles de menos de 2.500 metros cuadrados.

Ese régimen transitorio acabará el 1 de enero de 2015, lo que supondrá la extinción automática de los contratos de renta antigua de locales dedicados al comercio o a cualquier otra actividad comercial –por ejemplo, un hostal– que pague una cuota de Impuesto de Actividad Económica inferior a 510,86 euros. Así, antes del 1 de enero próximo el arrendatario deberá haber acordado con el propietario un nuevo precio del alquiler o abandonar el local y buscar un nuevo destino, lo que, en muchos casos, significará que deba echar la persiana.

Dado que en la mayoría de los casos se trataba de un contrato privado entre propietario y arrendador, es imposible saber con certeza cuántos locales están en esta tesitura. A nivel nacional se calcula que el fin de la moratoria afectaría a unos 64.000 locales comerciales.

¿A qué contratos afecta?

1. Aquellos que estén en situación de prórroga legal (forzosa para el arrendador según la antigua Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964) a la entrada en vigor de la normativa.

2. No sean grandes superficies (igual o superior a 2.500 m2) para quienes no rige la renta antigua.

3. Personas jurídicas que hayan suscrito sus contratos antes del 9 de mayo de 1985.

¿Qué pasa cuando el arrendatario del local es una persona física?

En estos casos, el contrato de arrendamiento se extinguirá cuando el arrendatario se jubile o fallezca, a menos que su cónyuge continúe la misma actividad. Si por el contrario, quien sucede al arrendatario es su descendiente, entonces el contrato finalizará el día 1 de enero de 2015.

¿Qué sucede cuando el arrendatario es una persona jurídica?

En los supuestos en que el arrendatario sea una persona jurídica, el contrato de arrendamiento se extinguirá el día 1 de enero de 2015, exceptuando los locales cuya superficie sea superior a 2.500 metros cuadrados o los que desarrollen actividades no comerciales.

¿Qué ocurre cuando se ha producido un traspaso de local a un tercero?

Si el arrendatario traspasó el contrato en los diez años anteriores al 1 de enero de 1995, fecha que entró en vigor la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos, el plazo de duración del contrato de renta antigua se podría alargar hasta el 1 de enero de 2020.

¿Qué derechos posee el arrendatario?

A pesar de todo lo anteriormente expuesto, la normativa afectada por la moratoria contempla una serie de derechos para el inquilino.

La disposición transitoria tercera de la Ley 29/1194 de 24 de noviembre de Arrendamientos Urbanos deja claro como el agua que el arrendatario tendrá derecho a una indemnización de una cuantía igual a dieciocho mensualidades de la renta vigente al tiempo de la extinción del arrendamiento cuando antes del transcurso de un año desde la extinción del mismo, cualquier persona comience a ejercer en el local la misma actividad o una actividad afín a la que aquél ejercitaba.

Se considerarán afines las actividades típicamente aptas para beneficiarse, aunque sólo sea en parte, de la clientela captada por la actividad que ejerció el arrendatario.

También hay que tener en cuenta, como destaca Enrique Arias, que extinguido el contrato de arrendamiento, el arrendatario tendrá derecho preferente para continuar en el local arrendado si el arrendador pretendiese celebrar un nuevo contrato con distinto arrendatario antes de haber transcurrido un año a contar desde la extinción legal del arrendamiento.

A tal efecto, el arrendador deberá notificar fehacientemente al arrendatario su propósito de celebrar un nuevo contrato de arrendamiento, la renta ofrecida, las condiciones esenciales del contrato y el nombre, domicilio y circunstancias del nuevo arrendatario.

El derecho preferente a continuar en el local arrendado conforme a las condiciones ofrecidas deberá ejercitarse por el arrendatario en el plazo de treinta días naturales a contar desde el siguiente al de la notificación.

¿Qué consecuencias va a tener para la economía y el comercio?

En BasqueLaw Abogados también hemos querido incluir un pequeño análisis de los efectos que puede suponer esta circunstancia, en especial, para aquellos negocios pequeños, familiares y antiguos, situados en el centro de las grandes urbes, y que se han visto fuertemente golpeados por una crisis que no termina de remitir.

Cabe señalar que, entre los objetivos del decreto de Boyer figuraba la rotación de los arrendatarios de los locales, una vez se acabara el plazo de prórroga de la renta antigua. Se calculó que para 2015 la gran mayoría de los empresarios estarían en edad de jubilación, por lo que una nueva generación podría tener acceso a esos locales.

No obstante, el factor de la crisis, no previsto en la ley, ha provocado que la jubilación sea más compleja para estos arrendatarios, que buscan nuevas fórmulas para poder seguir alargando su etapa profesional con jubilaciones parciales o, en algunos casos, trabajando hasta el último aliento. En el otro extremo, los jóvenes no encuentran en muchos casos la financiación necesaria para emprender su negocio y poder pagar un alquiler que ronda entre los 10 y los 20 euros por metro cuadrado al mes en las ofertas de locales de inmobiliarias

Algunos arrendatarios afectados ignoran las dificultades que se les avecinan y quienes sí son conscientes de la situación reconocen que enfrentarse ahora a un incremento sustancial de la renta que pagan por sus negocios, en tiempos de crisis y caída del consumo, les puede situar ante la disyuntiva de cambiar de local o directamente echar el cierre.

No obstante, diversos expertos inmobiliarios consideran que la actual crisis también puede jugar a favor de algunos de estos arrendatarios. Señalan que la caída de los precios del alquiler en todo el sector inmobiliario y la menor demanda de inversores y emprendedores, pueden favorecer que ambas partes, inquilinos y propietarios, lleguen a un acuerdo. Los primeros, para no perder una ubicación a veces privilegiada, y los segundos para conservar a pagadores seguros y conocidos desde hace años.

¿Te ha gustado este articulo?

Si tienes dudas, quieres ampliar la información, o quieres realizarnos una consulta, contáctanos.

Capitalización del paro o pago único

El pago único es una medida para facilitar el empleo de forma autónoma bien a través de la constitución de una Sociedad Limitada laboral, una Sociedad Anónima Laboral, de una Cooperativa o bien como trabajador autónomo.

Es fundamental, para poder optar por la capitalización del paro, no realizar ningún paso en falso, puesto que en el caso de cometer algún error en el procedimiento de constitución de una sociedad o a la hora de cumplimentar solicitud, si ésta es concedida, no cabe la posibilidad de realizar ninguna modificación posterior. Además, un desistimiento tras su concesión, únicamente, nos llevaría a volver a percibir la prestación por desempleo ya que hasta pasados cuatro años de plazo no se podrá volver a realizar una nueva solicitud.

A continuación, vamos a detallar los pasos a seguir como los requisitos necesarios para acceder a la prestación, dónde y cuándo presentar la solicitud, las ayudas a las que se puede optar y documentación requerida tanto en primera instancia como en la fase de tramitación y tras la resolución definitiva.

¿Qué requisitos debo cumplir para poder optar a la capitalización del paro?

  1. Debes ser preceptor de una prestación de desempleo de nivel contributivo por haber cesado de forma definitiva tu relación laboral.
  2. Tener, como mínimo, tres meses de prestación pendiente de percibir.
  3. No haber obtenido el reconocimiento del pago único en los cuatro años anteriores a la fecha de solicitud.
  4. Que la actividad profesional que va a desarrollar sea como trabajador autónomo o la constitución o incorporación a una cooperativa, sociedad laboral o mercantil.
  5. Haber trabajado y cotizado al desempleo al menos 360 días dentro de los seis años anteriores a la situación legal de desempleo.
  6. No haber cumplido la edad ordinaria para jubilarse.
  7. No realizar una actividad por cuenta propia o trabajo por cuenta ajena a tiempo completo, salvo compatibilidad establecida por un programa de fomento de empleo.
  8. No cobrar una pensión de la Seguridad Social incompatible con el trabajo.
  9. Estar inscrito como demandante de empleo, mantener dicha inscripción durante todo el período de percepción y suscribir el compromiso de actividad.
  10. Iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes desde la resolución de concesión del derecho y, en todo caso, con fecha posterior a la solicitud.

¿Dónde y cuándo debe presentar la solicitud?

A través de la página https://sede.sepe.gob.es, en la oficina de prestaciones tras la obtención de una cita previa en la sede electrónica del SEPE o a través del 901 01 02 10, en cualquier oficina de registro público o dirigiéndola por correo administrativo.

El pago único se podrá solicitar conjuntamente a la solicitud de alta inicial o reanudación de la prestación contributiva o en cualquier momento posterior siempre y cuando no haya iniciado la actividad como trabajador autónomo o sea anterior a la incorporación a la cooperativa, sociedad laboral o mercantil.

Además, los menores de 30 años pueden destinar el pago único a sufragar los gastos de constitución y puesta en funcionamiento, así como las tasas y los servicios específicos de asesoramiento e información.

¿Qué ayudas puedo obtener?

  1. Como trabajador autónomo tienes tres alternativas:

–        Obtener en un solo pago la cantidad que justifique como inversión necesaria para iniciar la actividad, con el límite máximo del 60% del importe del total pendiente de percibir, elevándose al 100% para hombres menores de treinta años y mujeres menores de treinta y cinco en la fecha de la solicitud. Además, los trabajadores que acrediten estar afectados por un grado de discapacidad igual o superior al 33%, podrán percibir el valor actual del importe de la prestación contributiva.

Si no obtiene el total de la cuantía de su prestación en un solo pago, puede solicitar simultáneamente el abono del importe restante para financiar el coste de las cuotas mensuales de la Seguridad Social durante el desarrollo de su actividad. [1]

–        Puede solicitar y obtener exclusivamente la cantidad que justifique como inversión.

–        Puede solicitar y obtener exclusivamente el importe total de la prestación pendiente de percibir para la subvención de cuotas mensuales a la S.S.

  1. Como socio trabajador o de trabajo de carácter estable en una cooperativa existente o de nueva creación, tiene tres alternativas:

–        Puede solicitar y obtener en un solo pago la cantidad que tenga que desembolsar como aportación obligatoria y en su caso, voluntaria y cuota de ingreso para adquirir la condición de cooperativista, sin que se puedan financiar desembolsos futuros o pagos aplazados.

Si no obtiene el total de la cuantía de su prestación en un solo pago, puede solicitar simultáneamente el abono del importe restante para financiar el coste de las cuotas mensuales de la Seguridad Social durante el desarrollo de su actividad. [2]

–        Puede solicitar y obtener exclusivamente la cantidad que justifique como aportación obligatoria y en su caso voluntaria y cuota de ingreso a la cooperativa.

–        Puede solicitar y obtener exclusivamente el importe total de la prestación pendiente de percibir para la subvención de las cuotas mensuales de la S.S.

  1. Como socio trabajador o de trabajo de carácter estable en una sociedad laboral existente o de nueva creación, tiene tres alternativas:

–        Puede solicitar y obtener en un solo pago la cantidad que tenga que desembolsar para adquirir la condición de socio en concepto de acciones o participaciones del capital social de la empresa, sin que se puedan financiar las ampliaciones de capital, desembolsos futuros o pagos aplazados.

Si no obtiene el total de la cuantía de su prestación en un solo pago, puede solicitar simultáneamente el abono del importe restante para financiar el coste de las cuotas mensuales de la Seguridad Social durante el desarrollo de su actividad. [3]

–        Puede solicitar y obtener exclusivamente la cantidad que justifique como desembolso para adquirir la condición de socio en concepto de acciones o participaciones del capital social de la empresa.

–        Puede solicitar y obtener exclusivamente el importe total de la prestación pendiente de percibir para la subvención de las cuotas mensuales de la S.S.

  1. Como socio trabajador en una entidad mercantil de nueva constitución o constituida en un plazo máximo de 12 meses anteriores a la aportación, puede obtener el 100% de la aportación al capital social, siempre que desarrolle una actividad profesional o laboral de carácter indefinido e independientemente del Régimen de la Seguridad Social en el que esté encuadrado, cuando se cumplan los siguientes requisitos:

–        Ser menor de 30 años.

–        Que la actividad se mantenga un mínimo de 18 meses, en el caso de realizar una actividad por cuenta ajena.

–        Que no exista vínculo contractual previo con dichas sociedades, ni haya sido trabajador autónomo económicamente dependiente que haya suscrito con la misma sociedad como cliente un contrato registrado en el SEPE.

Si no hubiera percibido la totalidad de la prestación en un pago único, podrá también solicitar el importe restante para subvencionar su cotización mensual a la Seguridad Social. [4]

Preguntas frecuentes

P: Si me corresponde una capitalización del paro por una cantidad de 10.000€ y voy a constituir una Sociedad Limitada Laboral, S. COOP., Sociedad Anónima Laboral o Entidad Mercantil, con otros dos socios, ¿qué debo hacer?

R: En este caso siendo tres socios, a cada uno le corresponderá una capitalización diferente. En el caso de que a los tres os correspondiera lo mismo debéis constituir una sociedad CON UN CAPITAL SOCIAL DE 30.000€, puesto que cada uno requiere de capitalizar 10.000€ para poder obtener el 100% en un único pago.

P: ¿Y si no tengo ahorros/liquidez suficientes como para afrontar este desembolso inicialmente?

R: Esta cuestión no está recogida en la información del SEPE respecto del pago único. No obstante, tras realizar la primera solicitud, te remiten una carta titulada RECLAMACIÓN DE DOCUMENTACIÓN DE PAGO ÚNICO. En ella dice lo siguiente: “Tenga en cuenta que aunque se dicte resolución aprobatoria de su solicitud no podemos hacer efectivo el pago sin tener las escrituras de constitución de la empresa, a no ser que nos presente:

  1. Escrito ALEGANDO QUE NO PUEDE DESEMBOLSAR EL CAPITAL NECESARIO PARA CONSTITUIRLA y adquirir la condición de socio.
  2. Declaración COMPROMETIÉNDOSE a la constitución y posterior registro de la sociedad tras el abono de la prestación”

P: ¿Si he constituido erróneamente la sociedad y el capital social en la aportación es de 3.000€?

R: Sintiéndolo mucho únicamente te concederán en el pago único la parte correspondiente a tu inversión para adquirir las participaciones de las sociedad. No cabe recurso alguno puesto que el SEPE no acepta los supuestos de ampliación de capital, ni una justificación en inversiones a realizar.

P: Sólo marqué la casilla “Abono en un único pago del valor actual del importe de la prestación contributiva”, he constituido una sociedad por 3.000€ cuando esperaba recibir toda la capitalización, ¿pierdo la cuantía que me restaba del paro?

R: Por un lado, si actúas a tiempo, y solicitas una cita con la oficina que te corresponda, se puede solucionar antes de que te emitan la resolución firme informando de que quieres que lo que resta del paro quieres te lo bonifiquen en las cuotas de la S.S. puesto que, por error, la sociedad presentada no capitaliza el total del paro que te correspondía. Por otro lado, si esta opción no te satisface, o no te es suficiente, siempre podrás desistir de la citada capitalización para volver a percibir el paro hasta agotarlo.

P: ¿Si tengo que disolver la sociedad debido a los malos resultados, no he agotado las bonificaciones de las cuotas de autónomos de la S.S. puedo volver a cobrar el paro?

R: Siempre y cuando hayan TRANSCURRIDO MENOS DE DOS AÑOS, y no haya agotado la prestación contributiva, podrá desistir y volver a cobrar las cantidades que le faltasen hasta agotar la misma

P:¿Qué impuestos tengo que pagar por el dinero que me den?

R: Ninguno, está exento de IRPF, siempre que mantengas durante 5 años la opción que hayas escogido.

P: ¿Se puede ser una Sociedad Limitada Laboral con socios capitalistas?

R: Sí, pero los socios trabajadores tienen que tener la mayoría del capital, es decir, el 51%, y ninguno de los socios podrá tener más de 1/3 de las participaciones de la sociedad.

P: ¿Qué clases de socios tengo que hacer al constituir una Sociedad Limitada Laboral?

R: Socios trabajadores: Socios ligados a la sociedad mediante un contrato de trabajo indefinido y a jornada completa.  Se llaman socios de “Clase Laboral”.

Socios no trabajadores o capitalistas: Socios con aportación efectiva de capital, ajenos a cualquier relación laboral. Se llaman socios de  “Clase General”.

Por tanto, los dos socios que vayáis a ser trabajadores, seréis socios de clase laboral, y el tercero, que solo es capitalista, será socio de clase general.

P: ¿Qué requisitos de permanencia tengo antes de transformarme a Sociedad Limitada?

R: 5 años mínimos.

P: ¿En algún caso puede suceder que tenga que devolver lo que me han adelantado con la capitalización del paro?

R: Sí. Y lamentablemente es bastante frecuente ver que una vez recibido el pago único se incumplen los requisitos y hay que devolver al SEPE las cantidades recibidas.

P: ¿Tengo derecho a acogerme a la Ley de emprendedores y tener una bonificación de las cuotas de autónomos?

R: En el caso de ser trabajador autónomo SI. Por el contrario, si constituyes una Sociedad de Capital, por el mero hecho de ser socio, NO PODRÁS ACOGERTE A ESTA NORMA.

P: ¿Es incompatible con otras subvenciones?

R: NO, puesto que se puede acceder a otro tipo de subvenciones como, por ejemplo, las correspondientes a promoción de empresas.

 

[1] [2] [3] [4] Siempre y cuando se solicite de forma simultánea, en el impreso de solicitud marcando la tercera casilla “Abono del importe de la prestación contributiva y Subvención del importe de las cuotas de cotización a la Seguridad Social”.

¿Te ha gustado este articulo?

Si tienes dudas, quieres ampliar la información, o quieres realizarnos una consulta, contáctanos.

«Tarifa plana” para el fomento del empleo y la contratación indefinida

Preguntas Frecuentes

¿Qué supone este Decreto?
Supone que a cualquier empresa que contrate a un trabajador nuevo de forma indefinida y por escrito se le aplicará una reducción en sus aportaciones a la S.S. por contingencias comunes, que se quedaran en:

a) Si la contratación es a tiempo completo, 100 euros mensuales.
b) Si la contratación es a tiempo parcial, cuando la jornada de trabajo sea, al menos, equivalente a un 75 por 100 de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable, 75 euros mensuales.
c) Si la contratación es a tiempo parcial, cuando la jornada de trabajo sea, al menos, equivalente a un 50 por 100 de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable, 50 euros mensuales.

Esta bonificación se mantendrá durante 24 meses, si bien, en empresas de menos de 10 trabajadores, se concederá una bonificación extra del 50% de las aportaciones durante 12 meses más.

¿Esos 100 euros serán lo único que tendré que pagar?
No, ya que la bonificación no afecta a la aportación del trabajador ni a la aportación empresarial por contingencias profesionales, desempleo, FOGASA y Formación profesional, respecto de las cuales se aplicarán las reglas ya vigentes de cotización.

¿Qué plazo tengo para acogerme a este decreto?
A partir del 25 de febrero y hasta el 31 de diciembre de 2014.

¿Qué requisitos tengo que cumplir para poder acogerme?
1. Estar al corriente con Hacienda y la Seguridad Social, tanto en la fecha de efectos del alta de los trabajadores como durante la aplicación de la aportación empresarial reducida.

2. No haber sido sancionado por incumplimientos de la legislación social en los últimos dos años. En particular, no haber sido sancionado por no dar de alta a trabajadores en la Seguridad Social.

3. No haber realizado despidos disciplinarios o por causas objetivas, declarados improcedentes judicialmente, o despidos colectivos en los seis meses anteriores a la fecha de celebración del contrato.

A estos efectos, sólo se tendrán en cuenta las extinciones posteriores al 25 de febrero de 2014.

¿Qué obligaciones y riesgos me supone acogerme?
En primer lugar, la empresa se obliga a mantener durante un mínimo de 3 años desde la contratación, tanto el nivel de empleo indefinido como el nivel de empleo total alcanzado, al menos, con dicha contratación, sometiéndose a exámenes cada 12 meses que analicen el promedio de trabajadores indefinidos y el promedio de trabajadores totales del mes en que proceda examinar el cumplimiento de este requisito.
A efectos de examinar el nivel de empleo y su mantenimiento en la empresa, no se tendrán en cuenta las extinciones de contratos de trabajo por causas objetivas o por despidos disciplinarios que no hayan sido declarados improcedentes.
Las empresas que no mantengan el nivel de empleo total ni el nivel de empleo indefinido en los tres años siguientes al contrato deberán reintegrar total o parcialmente las cantidades que se han ahorrado.
Si incumplen el primer año, deberán ingresar la totalidad de la reducción, si incumplen el segundo año, deberán ingresar el 50% y si incumplen el tercer año deberán ingresar el 33%.
Lo mismo sucederá en caso de que se produzca una aplicación indebida de la reducción, si se descubre que se han incumplido los requisitos enunciados en el apartado anterior.

¿Esta bonificación es compatible con las demás de la SS?
No, la aplicación de estas reducciones será incompatible con la de cualquier otro beneficio en la cotización a la Seguridad Social por el mismo contrato, con independencia de los conceptos a los que tales beneficios pudieran afectar.

Tampoco es compatible con la reducción prevista a la cotización por horas complementarias que realicen los trabajadores a tiempo parcial, cuyos contratos den derecho a la reducción.

¿Puedo contratar a cualquiera y acogerme a esta medida?
No, la ley establece algunas excepciones:

1. No se incluyen las Relaciones laborales de carácter especial (previstas en el art. 2 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores o en otras disposiciones legales)

2. No se puede contratar al cónyuge, los padres o los hijos del empresario o de quienes tengan el control empresarial, ostenten cargos de dirección o sean miembros de los órganos de administración de las entidades o de las empresas que revistan la forma jurídica de sociedad, así como las que se produzcan con estos últimos.

No obstante, se permite la contratación, por parte de autónomos, de hijos menores de 30 años y de aquellos con especiales dificultades de inserción laboral (minusválidos y similares)

3. Se excluye la contratación de trabajadores cuya actividad determine su inclusión en cualquiera de los sistemas especiales establecidos en el Régimen General de la Seguridad Social.

4. No se puede re-contratar trabajadores que hubieren estado contratados en la empresa o en otras empresas del grupo empresarial del que formen parte y cuyos contratos se hubieran extinguido por causas objetivas o por despidos disciplinarios que hayan sido unos u otros declarados judicialmente como improcedentes, o por despidos colectivos, en los seis meses anteriores a la celebración de los contratos que dan derecho a la reducción.

A estos efectos, sólo se tendrán en cuenta las extinciones posteriores al 25 de febrero de 2014.

¿Te ha gustado este articulo?

Si tienes dudas, quieres ampliar la información, o quieres realizarnos una consulta, contáctanos.

ICO Empresas y Emprendedores 2014

Condiciones:

Importe máximo por cliente: hasta 10 millones de euros, en una o varias operaciones.

Conceptos financiables:

  • Liquidez
  • Inversiones dentro del territorio nacional:
    • Activos fijos productivos nuevos o de segunda mano (IVA incluido).
    • Vehículos turismos, cuyo importe no supere los 30.000 euros más IVA.
    • Adquisición de empresas.
    • Liquidez con el límite del 50% de la financiación obtenida para esta modalidad de inversión.
    • Rehabilitación de viviendas y edificios.

Modalidad: préstamo/leasing para inversión y préstamo para liquidez.

Tipo de interés: fijo o variable, más el margen establecido por la Entidad de Crédito según el plazo de amortización.

Plazo de amortización y carencia:

  • Si se financia 100% liquidez: 1, 2 y 3 años con la posibilidad de 1 año de carencia.
  • Si se financia inversión: 1, 2, 3, 5, 7, 10, 12, 15 y 20 años con hasta 2 años de carencia.

Comisiones: la Entidad de Crédito no puede cobrar comisión, salvo por amortización anticipada.

Garantías: a determinar por la Entidad de Crédito con la que se tramite la operación salvo aval de SGR/SAECA.

Vigencia: se podrán formalizar préstamos al amparo de esta Línea hasta el día 15 de diciembre de 2014.

¿Te ha gustado este articulo?

Si tienes dudas, quieres ampliar la información, o quieres realizarnos una consulta, contáctanos.